miércoles, 17 de diciembre de 2008

Azotea de horas bajas.

A quién corresponda:

Es complicado, yo también lo sé. Experiencia propia. Ese escozor en el ventrículo, ese vacío en los deseos, ese aumento del gasto de neumáticos. Ni tu Ford Mondeo, ni su capacidad para generar excusas, ni vuestra economía os lo van a agradecer... pero, a veces, nadie te da a elegir.

La vida te lleva por caminos raros. Lo que un amigo te contaba en el Santa Ana hace unos años,  lo revives tú ahora. Te digo que es complicado, que sí, yo también lo sé. Pero siempre merece la pena.

A veces las azoteas como ésta sirven para despejarse. Sube, cuelga los bajones del revés, el relente de la noche les suele venir bien. Y tráete un par de cubatas de esos para compartir. Desde aquí también se disfruta de la ciudad, el Silencio. la noche. Bienvenido a mi azotea de horas Bajas.

2 comentarios:

campanilla dijo...

Gracias por tu comentario. Estaria bien un café, en tu azotea.
Un saludo
:)

JUAN EME dijo...

LAS TERRAZAS, TERRAZOS, AZOTEAS, TEJADOS, TORRES Y PROMONTORIOS, SIEMPRE ME HAN INSPIRADO. INCLUSO PARA TIRARME DE ELLOS Y VOLAR, PERO ESA SERÁ OTRA HISTORIA, AMIGGGGO