sábado, 15 de diciembre de 2012

Luciérnagas



Como el abismo y los pliegues de una noche cerrada, como el interior de tus párpados, como los años luz fundidos. Como las entrañas de un tubo de escape o el espíritu de una vivienda donde no vive nadie. Como un domingo de resaca, como el lunes después de un domingo de resaca. Como una escena nocturna en una peli en blanco y negro, como el luto mal llevado, como un poso de heroína, como un espejo bocabajo, como un horno usado, como un pulmón fumado. Como un joven sin futuro, como un futuro sin esperanza, como una Esperanza que dimite. Este presente nuestro es oscuro porque nos han cortado la luz. Es hora de no depender de tendidos eléctricos ni de facturas con lecturas aproximadas, hora de que nos valga con el viento, de ser luciérnagas.

[Nuevo texto correspondiente al proyecto Transgótico]