miércoles, 26 de diciembre de 2012

Gótico necesario



Fotografía extraída de http://goticoeuropeo.blogspot.com.es

Antes de venirme abajo y desaparecer en la negrura más absoluta, apareciste. Me hiciste ganar altura, fortalecerme de arbotantes, llenarme de vanos con cristales tintados en colores falsos, inundarme de sol. Contigo este gótico especulativo de oscuridades y tristezas provocadas por una religión-codicia se vuelve tenue, más esperanzador. Me siento catedral, luchando contra la sombra de los rincones, soy bóveda de crucería con sistema nervioso central, soy rosetón sin espinas, mi corazón en el ábside, mi voz un púlpito sin afonías. Soy un elemento más, un componente más de este gótico salvaje y caótico. Tú, la parte más importante: 




la luz.