jueves, 5 de febrero de 2009

Uno más


Dolores, conocida como una de las pulidoras de la Fuenseca, y Rafael, hijo del dueño de la taberna Los Palcos, en Cardenal González, tenían su primer hijo en la calle Juan Rufo, muy cerca de la Fuenseca. Seguirían la tradición de llamarle Rafael para que, veintiséis años más tarde, él se la saltara a la torera conmigo.
 
Hace sólo 56 años, aunque esté feo decirlo. Cualquiera lo diría.

Feliz cumpleaños, papá. Y bienvenido a tu nueva vida... la disfrutaremos, seguro.

Besos y abrazos... de esos fuertes y largos. 

4 comentarios:

Ve. dijo...

También, también, otro clásico de mi infancia fue Serrat...

Ciudadano B dijo...

Es curioso que dejes este comentario justo en este post...

JUAN EME dijo...

Veo ciertas similitudes estilísticas entre este blog y el denominado Aquí, de Ve. Hay tejados, fotos de padres antiguas, o de la ciudad en blanco y negro.Pero bueno, al tema, felicidades aunque no conozca a su señor padre, pero sóis tan cordobeses de pura cepa, tan castizos, nada menos que de la Fuenseca, que tendríais que ser subvencionados por el ayuntamiento, no es broma. Cada uno, a su manera, hace la historia. Y tú creas una narracción personal y a la vez colectiva, de raíz. A veces me siento un descastado, un desarraigado. Recorro mentalmente las calles donde se criaron mi padre y mi madre, tan cercanas a las de los tuyos, y veo donde nací yo, en el extrarradio, y donde he acabado, siguiendo la ctra de madrid, y no sé si mi blog es más el de VE, madrileña urbana, o el de Ciudadano B, cordobés, universal y literario. creo que sigo en la ctra de madrid, subiendo y bajando. un grande abrazo

Ciudadano B dijo...

Sigue subiendo y bajando, amigo Juanma... no pares, por favor.

Espero que un día, en una de estas subidas y bajadas, podamos compartir una caña, o dos... o muchas.

La suerte sería coincidir.

A.B.