miércoles, 11 de abril de 2012

Perdidos



Yo también viajaba en el 815 de Oceanic Airlines
que por causas desconocidas se precipitó en el Pacífico.

Marrón-tierra, tus ojos.
Verde-selva, los míos.

Olas que vienen de lejos, de antes del accidente,
me trajeron a tu isla de LOST junto al resto.

Fuerza telúrica, la tuya.
Mero magnetismo, el mío.

Quizás nuestras vidas ya se cruzaron antes
en un flashback de hace muchos años.

La Orquídea, para mí.
La Perla, para ti.

Cuando esto acabe, búscame en el avión,
envuelto en el bucle del eterno retorno.