domingo, 11 de enero de 2009

Cuesta de Enero


Se nos ha instalado el frío

en las esquinas y los balcones,

y un espíritu pesimista

en los corazones desangelados

de los viandantes.

Esta vida tiene esperanza

si están por los suelos el Euribor

y tu ropa interior.

Ha bajado el tipo de interés de tus besos,

el precio de la gasolina y de tus incendios

para combatir los bajo-cero.

 

Cuesta esta cuesta de Enero

de doce meses bisiestos,

pensando en que no pasarán.

Cuesta esa tristeza, el cabizbajismo,

las horas bajas, los ritmos lentos,

los comercios abiertos de diez a diez

y el frío ambiente de los estancos.

Cuesta subir la compra del supermercado

a tu cuarto sin ascensor

si sé que al llegar no te encontraré

arropada en un libro para adolescentes,

o consultando las noticias

vía página web.

 

Me prohíbo rendirme al ya común

“crisis is everywhere”

y le lanzo sonrisas falsas al aire.

Este Enero cuesta arriba

lo salvaré escondido

en los pliegues de las sábanas,

en el rincón de tus labios

o en el cajón donde guardas

las noches cálidas de invierno.


A.B.

4 comentarios:

purpleshoes dijo...

hay cosas que nunca desaparecerán por falta de liquidez

si hace falta desenchufaremos cacharros y nos alumbraremos a la luz de las velas

Dr. Feelgood dijo...

muchas gracias ciudadano B
un juego interesante en la cuesta de Enero

Clares dijo...

Hola, Ciudadano, un delicioso poema para épocas de crisis, en esa línea de mezcla entre lo tierno, lo poético y lo cotidiano. Bienvenido a la ciudad. Te deseo felicidad y quizás que te quedes, si te gusta la idea.

Ciudadano B dijo...

Bienvenidos a todos. Pasead a vuestras anchas porque esta ciudad ya es un poquito vuestra.

Saludos.