martes, 2 de febrero de 2016

El problema del Milenio/ El valor de las cosas sin valor


Se trata de mirar al mar
y ser consciente de estar
frente a un problema no resuelto.
La forma en la que llegan las olas,
la cadencia de su vaivén, el movimiento
de cada partícula de agua
que compone el piélago…

Resolver todo ello
vale un millón de dólares.

Para ti también eran las olas
un problema no resuelto.
Se te llenaba la boca de mar
mientras conjugabas
el verbo huir, balbuceabas
la palabra esperanza,
tal vez un ojalá...

Gritar pidiendo ayuda
no valía la pena.

Se trata de mirar al mar
y ser consciente de estar
frente a un problema no resuelto,
y no por las olas ni su movimiento.
La ecuación tampoco consiste
en repartirnos los vivos,
ni llorar por los muertos.

Se trata de mirar al mar
y que no valga un millón de vidas.


2 comentarios:

Juan Eme Santiago León dijo...

Genial poema, y tristemente apropiado en estos tiempos de refugiados que perecen en el mar.

Ciudadano B dijo...

Gracias, amigo Juanma. Es difícil mantenerse al margen de tanta inhumanidad. Escribir debe ser también un acto de inconformidad.