lunes, 3 de noviembre de 2014

P2P

Este verano, a primeros de septiembre, salía el cuarto número de la revista "Acantilados de Papel" y me daban la noticia de que dos de mis poemas habían entrado en la sección poética. Uno de ellos, que hoy os comparto aquí, se titula P2P. ¿Alguien se acuerda del Napster, del BitTorrent, del eMule? Pues eso: P2P, Peer to peer, red de pares, red entre iguales... 



P2P (Peer to peer)

Es posible que consumas todos mis recursos
en cada noche de sábanas, susurros y tu red de tela de araña,
que ocupemos el espacio libre, que no nos quede nada
excepto los labios y los nodos y nuestras conexiones “ad hoc”.

Tendremos que inventar un nuevo Napster particular.

Este intercambio de emociones podría colapsar
los servidores más potentes del world wide web,
y poner en peligro la estabilidad mundial, la seguridad cibernética,
la integridad de los sistemas operativos más avanzados.

Más vale un backup a tiempo, por si acaso.

Saltémonos los protocolos http y acudamos
a anudarnos las lenguas hasta que ni el sentido común nos responda.
Probablemente deberíamos publicitar las bondades de esta estrategia,
esta red cerrada y tan abierta, tan autosuficiente.

Reconozco mi debilidad por este amor tan P2P.

A ciertas horas, después de tanto intercambio,
promesas, pies fríos y manos calientes,
podemos alcanzar el estado del servidor colapsado, la cama en llamas,
los cuerpos erizados, las manos y las miradas desgastadas…

Si me quedo colgado ya sabes lo que tienes que hacer:

Ctrl+Alt+Supr

         finalizar procesos

                                               y reiniciar.

1 comentario:

miguelejos@gmail.com dijo...

Muy bonito, sí... Pero todo esto ya lo dijeron "Tam Tam Go" mucho antes de que nosotros ni siquiera nos hubiésemos "reiniciado" por primera vez.

(Ciudadano C)