miércoles, 5 de junio de 2013

Día 5 de Junio, Día Nacional del Donante de Órganos


Tu ojalá
                                               (A mi receptor)


Hay una esperanza encerrada
en este no tener remedio.

Poco después de que se me apague la luz,
habrá neveras volando en helicóptero
conservando en frío una luz cálida
al final de un túnel de paciencia infinita.

Cuando lleguen a su destino
nacerán sonrisas en los bordes de la cama
y lágrimas felices y nuevas ilusiones.
Grandes alegrías y esperanzas que surgen
de los sucesos más tristes,
las desgracias que dejan soledades cansadas
y que nos demuestran que cada adiós
esconde siempre un ojalá.

Después, sin que yo ya pueda oírte,
me darás la bienvenida,
te quedarás dormido
más allá de la anestesia
y despertarás a la conciencia
de que me fui para venir a ayudarte,
de que, en efecto, encerraba tus esperanzas
en este no tener remedio.

Que este adiós inexorable al que me acerco
sea tu hálito de vida, tu alegría clínica, tu ojalá.