domingo, 11 de marzo de 2012

El dióxido necesario (recuerdo de Central Park).


Pedaleabas y te hacías dueña de Central Park, sorteando corredores de footing y parejas con perro. Te rodeaban árboles que el otoño había enrojecido y un frío que no lo era tanto detrás de las bufandas y las bicicletas. Aquel día tomamos el café con Alicia y sus maravillas y nos tumbamos en Strawberry Fields a la sombra del Dakota en compañía de un Playmobil. El sol en el lago, el ojo en la cámara, la vida en derredor.

Si Central Park es el pulmón de Nueva York, nosotros fuimos eritrocitos aquel día: nos llenamos de O2 en un paseo en bicicleta y fuimos soltándolo, más tarde, poco a poco, en cada cm2 de toda la 5ª avenida.

Porque cada ciudad –sin excepción –necesita del oxígeno de sus habitantes.

En cambio, sólo algunos habitantes –sólo unos pocos malditos –necesitan del dióxido de sus ciudades de origen. Cuando eso sucede, el síndrome de abstinencia por ese CO2 en particular es brutal.

3 comentarios:

Rosa dijo...

El dioxido de tu ciudad no se va a esfumar, esperará paciente a que vuelvas a por él, aunque sólo sea por unos días.

Rosa B.

Diego Planisich dijo...

Hermosa apreciación sobre ese paseo... fue bueno leerte.
Saludos!

JUAN EME S.L. dijo...

Otra ciudad, otro país. Another city, another country. Palabras que dicen más de lo que significan. Sentirse extranjero es la situación más natural en esta vida. Nunca paramos de movernos ni de travestirnos..