martes, 2 de agosto de 2016

Segundo inventario de pérdidas


Nuestra historia
no dista mucho de la vuestra.
Incluso se diría idéntica.
Primero, perdimos la vergüenza,
el miedo, la distancia,
el pudor y la inocencia.
Después le tocó el turno a la razón,
el norte, la noción del tiempo,
la sensación de vértigo
en los labios.

Fue más tarde,
poco más tarde,
cuando perdimos el rumbo,
el fuego, las llaves secretas,
nuestras contraseñas.
Hasta la educación.

Por perder
nos perdimos el respeto.
Desde ese momento fuimos
perdiendo altura
y con la altura perdimos
el miedo a caer.
Le perdimos la partida
a la inercia y sus náuseas,
perdimos el tiempo,
en definitiva: la batalla.

Nos perdimos.

Nuestra historia, insisto,
no dista mucho de la vuestra.
Somos, en esencia,
perdedores natos
de cosas importantes.

1 comentario:

Sensaciones Sensation dijo...

Cómo me gusta perderme en tus versos...