lunes, 30 de agosto de 2010

Lugares comunes: Barras de bar (II)

CHINCHETAS

Bárbara lleva un bar, el Bara, con la barra de bar más peculiar de la ciudad. De madera oscura barnizada originariamente, Bárbara ha “customizado” su superficie agregándole chinchetas que clava manualmente, consiguiendo un toque de lo más chic para su local de copas y que contrasta a la perfección con esa mirada triste que tanto poder de atracción tiene sobre toda su clientela.
Las malas lenguas dicen que lo de las chinchetas empezó el día que un tal Roberto, su socio, compañero y pareja hasta entonces, abandonó el negocio para abandonar a Bárbara. La destrozó. Durante meses trató de olvidar a Roberto y sobreponerse, atrincherada en su barra de bar bajo aquella chincheta clavada. Pero Roberto fue la primera. Luego vinieron todas las demás. Dicen que Bárbara recuerda el nombre de cada chincheta, las caras siempre intenta olvidarlas. Juega con ellas, creando un inmenso mosaico de cientos de redondos rostros metálicos sobre su barra de bar con el fin de olvidar el primero y perderlo entre tantos otros.
Anoche me obligó a clavar mi chincheta particular –su última victoria –haciéndome prometer que no volvería por el local. A estas horas ya me habrá olvidado y yo solo seré otro pequeño fragmento de su historia chic de barra de bar.

8 comentarios:

Charlie Brown dijo...

Me ha recordado a alguna historia de Nocilla Dream

Ciudadano B dijo...

Uff... eso no sé si tomármelo como un halago o como una acusación de plagio. No recuerdo historia parecida en Nocilla Dream, aunque hace mucho que me la leí... si hay algo en común habrá sido mi inconsciente... o mi subconsciente, o mi... bueno, que gracias por el comentario!!

Un saludo!

Sara Royo dijo...

Mejor chincheta q nada, no?

Ciudadano B dijo...

Mejor chincheta... pero sin dolor.

Bienvenida a la ciudad.

Vilches -XV Le Diable- dijo...

Mejor dolor que nada...
A sus pies, como siempre. Encantado de habitar.

Claudia Souza dijo...

Me ha gustado mucho la forma original y casi humorística de contar la historia. Quizá lo que acumule la tal Bárbara sólo sean excusas para clavar chinchetas.
Abrazo.

Lara dijo...

La verdad es que el estilo de Nocilla Dream se palpa por doquier :)

Ya desde hace tiempo paseándome por aquí, un gusto siempre cada actualización.

Un saludo!

Ciudadano B dijo...

Sr. Vilches, habite cuanto quiera, la ciudad se lo agradecerá.
Claudia, es posible que las chinchetas sean para Bárbara lo que el Prozac para muchos... Saludos.
Y Lara, como dije anteriormente a otro comentario, espero que lo que dices de Nocilla sea un halago y no una acusación de plagio. De cualquier forma, bienvenida a ti también, nos vemos en cualquier "vértice" de la ciudad.