lunes, 21 de diciembre de 2009

McPoema

La belleza, en determinadas circunstancias,

puede encontrarse en la cola de un McDonalds,

ser morena, de pelo largo, vestir ropa de H&M

y pedir un McFlurry con topping de chocolate.


Eso pensó “Roberto – Encargado” cuando,

desde la atalaya de la caja registradora le dedicaba

su McSonrisa de conquistador con camisa de cuadros.


Al acabar su turno trató de encontrarla buscándola

por las tiendas del complejo de ocio, los multicines

y las dos plantas de parking cubierto-completo.


La belleza, en determinadas circunstancias,

aprovecha la inmensidad de los centros comerciales

para evadirse, difuminarse y perderse para siempre.

3 comentarios:

pepe pereza dijo...

Muy bueno. Me has hecho deambular por el centro comercial en busca de esa preciosidad.
Abrazo.

JUAN EME dijo...

amigo genio, deberían patrocinarte todas esas marcas, por lo menos para que uno pueda vivir de la belleza de vez en cuando.. je je

Ciudadano B dijo...

¿Vivir de la belleza? Ni eso, ni vivir de patrocinios. Y menos con estos poemas "chorras".
Un abrazo, JG